Mensaje bíblico sobre la autoestima y la confianza en sí mismo

Porque todo el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido. – Lucas 14:11

Mundial diaria nos enseña, y no se cansa de decir, tenemos que tener mucha confianza en nosotros, mucha actitud y autoestima en las nubes para que podamos tener éxito y la felicidad en la vida personal, la vida el amor y, sobre todo, en nuestra vida profesional. Eso es lo que todos escuchamos constantemente.

En el mundo de hoy se habla mucho acerca de ser un ganador. Sé un ganador. La empresa busca a toda costa para que los ganadores y no aprueba de ninguna manera los llamados perdedores. Ganar y obtener en primer lugar es el objetivo más grande y mejor que alcanzar. Para la cultura de hoy es importante ponerse en frente, no importa lo mucho que se hará. Lo importante es ganar. Lo que realmente cuenta es conseguir delante. Desafortunadamente, si
necesario, olvidando incluso el de negocio fraternal amor y el amor al prójimo, ya que es algo para la gente débil. Esto es algo de fracasado y derrotado. Eso es lo que algunas personas están enseñando allí.

El Señor Jesucristo nos enseña de manera muy diferente. Él dice que nos amemos unos a otros como él nos amó. Él nos enseña que debemos poner nuestra confianza y esperanza en Dios, y en Él con el Espíritu Santo de Dios. Otra cosa que nuestro Señor Jesús nos enseña es que no debemos en absoluto nosotros o boca y no exaltar en el corazón.

Todo el mundo le gusta ganar. Todo el mundo le gusta un cumplido. Todos esperamos ser reconocidos. Es bueno para ser laureado por un trabajo bien hecho. Sin embargo, no debemos olvidar que los que realizan toda buena obra en nuestras vidas es nuestro Padre, el Señor Jesucristo y el Espíritu Santo de Dios, no nuestra pequeña fuerza o nuestra inteligencia y sabiduría inexistente.

Dios quiere que seamos ganadores, porque Él nos hizo al desaliento, a la debilidad de la mente y no por la derrota, pero el Señor quiere que seamos verdaderos ganadores, campeones en la humildad, la mansedumbre, la bondad, la cordialidad, en la caridad, la comprensión, la hospitalidad y sobre todo el amor al prójimo. Esto es tan cierto que dijo que para los hijos e hijas que sufren para caminar y para hacer lo que dijo e hizo, les dijo que él daría la corona de la victoria. Hay más. Sabemos donde recibimos nuestra corona? ¿Sabes quién nos librará este honor infinito? ¡Eso mismo! Allí, en la eternidad de la Santísima Trinidad es que ponen nuestros nombres en el libro de la vida, es ella la que va a poner en nuestras cabezas la corona merecida y elevar el podio de la vida eterna.

Así que hay que tener cuidado con los objetivos que ponemos en nuestros corazones. por lo que debemos tener cuidado con alta autoestima y con los elogios que recibimos de la gente. No debemos dejarnos llevar por mimar a este mundo. No debemos poner nuestros corazones en glorias humanas y recompensas, y sí, hay que actuar con humildad, la modestia y la cautela antes de los premios y reconocimientos que el mundo nos ofrece.

Debemos hacer esto para evitar que nuestro reconocimiento y exaltación terrenal vamos a olvidar por completo el amor al pueblo y al gran amor que recibimos de la gran benevolencia de nuestras vidas que es nuestro Señor Jesucristo. Nunca debemos olvidar lo que le dije al profeta Juan el Bautista:

Necesario que él crezca, pero que yo mengüe. – Juan 3:30

Día tras día, usamos nuestros dones y talentos para hacer el amor y el poderoso nombre del Señor Jesucristo a crecer cada vez más en las mentes, pensamientos, corazones y vidas de todos los hombres y mujeres que, por desgracia, aún no tienen Ellos saben.

Dios el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo todo honor y toda gloria Amén. Estancia en la paz del Señor Jesucristo.

Mire También: